Cita Previa Contacto 690 637 860 - 646 958 886 consulta@ivatri.es
C/ Pere Dezcallar i Net, 11 Piso 3º Puerta 7 Palma de Mallorca

MECANISMOS DE DEFENSA PSÍQUICOS – parte I

13 Oct, 2017 | Cognitivo Conductual

En este artículo quería hablar de los mecanismos de defensas psíquicos que todas, o casi todas, las personas poseemos y usamos o usaremos a lo largo de nuestra vida. No todos ellos, pero si me parece interesante analizarlos un poquito por encima y tratar de poner ejemplos para ver como nosotros mismo y personas que conocemos, usamos estos “escudos mentales”.

Al tratarse de 15, dividiré este blog en dos entradas para no saturar al lector y para no cargar de demasiado contenido un artículo. En la primera hablaré brevemente de qué son y cómo y porqué se generan, qué papel tienen, además de hablar de 3 de ellos.

Pero a ver… ¿qué es un mecanismo de defensa psíquico?, os preguntaréis. Y aunque la respuesta parece obvia, conviene señalar que se trata de un trabajo de la mente que, normalmente de forma automática, transforma o maquilla la realidad, pensamientos e ideas de nuestra mente, síntomas físicos y emociones con el objetivo de hacernos más fuertes y estar más adaptados al mundo. Pero, como psicólogo he de señalar que en ocasiones este “maquillaje/transformación” nos pasará factura, en términos de salud mental.

¿Cómo sucede esto? Pues en ocasiones, el material cognitivo, sensorial, imaginativo, etc., que iba directo a la consciencia ha sido rechazado por nuestro cerebro y es desviado al inconsciente, y vuelve a nuestra consciencia, pero modificado en su contenido, “maquillado” en mayor o menor medida. Esto provoca que se manifieste a través de diferentes formas o síntomas que no se pueden controlar, como: comer compulsivamente, adicción a alguna droga, obsesiones, distorsiones cognitivas, etc., e incluso pueden aparecer algunos síntomas físicos como mareos, vómitos, enfermedades en la piel, etc.

Por tanto, los mecanismos de defensa los elabora de modo automático nuestra mente para aliviar el estrés a corto plazo, sin reparar en las consecuencias a largo plazo. Es decir, lo usa el cerebro para evitar, en muchas ocasiones, el tener que enfrentarse a un determinado problema, idea, circunstancia, etc.

Una persona debe poder entender por qué grita a sus hijos sin motivo, por qué cree que todo el mundo le odia, por qué tiene ataques de cólera, por qué bebe demasiado, etc…

Los 15 principales mecanismos de defensa psíquicos son: sublimación, represión, altruismo, negación de la realidad, figuración, proyección, desplazamiento, agresión pasiva, disociación, racionalización o intelectualización, regresión, compulsión a la repetición, formación reactiva, aislamiento y anulación retroactiva.

1.) Sublimación: se trata de una de las más típicas que casi todo el mundo lleva a cabo alguna vez en su vida. Consiste en canalizar el estrés que genera una experiencia traumática o muy negativa y/o de filtrar nuestras frustraciones a través de la creación de obras de arte, la inmersión en un trabajo apasionante o la dedicación plena a un pasatiempo o deporte.

2.) Represión: con este mecanismo conseguimos que olvidemos algo que no somos capaces de afrontar conscientemente. Nuestra mente opera rechazando o manteniendo en el inconsciente deseos “no permitidos”, rasgos de nuestra personalidad rechazables por la censura de la sociedad, amigos, pareja, familiares, compañeros de trabajo, etc. Es una forma de represión de imágenes, ideas o recuerdos ligados a una situación insoportablemente dolorosa, inaceptable por nosotros mismos, etc.

3.) Altruismo: canalizar el estrés, la frustración o las experiencias traumáticas a través de una dedicación plena a hacer el bien a los demás, ocasionando normalmente un descuido o abandono de uno mismo.

¡Espero que os haya interesado el artículo! En la próxima entrada acabaré por describir el resto de mecanismos, además de las consideraciones finales.