Cita Previa Contacto 690 637 860 - 646 958 886 consulta@ivatri.es
C/ Pere Dezcallar i Net, 11 Piso 3º Puerta 7 Palma de Mallorca

¡NO SÉ QUÉ ME PASA!

27 Nov, 2016 | Cognitivo Conductual

Cómo es posible conocerse a sí mismo partiendo de los condicionantes, falta de perspectiva y manías que poseemos? No hay duda de que en infinidad de ocasiones nos faltan palabras para simplemente explicar o transmitir nuestros sentimientos, nuestros síntomas físicos o nuestras emociones. Es importante comprender que el primer paso para iniciar un cambio en la vida, o lograr la curación de una enfermedad, es saber exactamente lo que nos está ocurriendo. Este conocimiento es vital, para buscar e implantar soluciones y el autoconocimiento es crucial, pues lo que se desconoce es imposible cambiarlo. Normalmente funcionamos a ciegas!, cuando algo nos afecta somos generalmente incapaces de identificar y definir lo que nos ocurre.

La labor del psicólogo será darnos estrategias útiles que nos permitan acceder al interior de nosotros mismos, y ayudarnos a que asimilemos y entendamos las bases de nuestro funcionamiento psíquico, entender las causas de las respuestas que damos, facilitar el control de nosotros mismos y la capacidad de utilizar los recursos internos para adaptarnos y ajustarnos al entorno personal, laboral y social. Sólo así obtendremos la objetividad desde la subjetividad, sólo así llegaremos a descubrir las causas y motivaciones que subyacen a nuestras emociones y conductas.

Ojó! El psicólogo utiliza elementos tomados de nosotros mismos para establecer los parámetros de qué es lo que nos pasa, y que definen nuestro problema. Cuál es el trastorno psicológico que conforma nuestros sentimientos y actuaciones? Qué relación guarda con aspectos de nuestra vida y personalidad? Dónde se esconden las causas concretas que inciden en nuestros estados psicológicos? Al final de todo, acudir al psicólogo se trata de saber cómo podemos ayudarnos a nosotros mismos.

Negarse a saber

El auto conocimiento no es fácil, o mejor dicho, aceptar el autoconocimiento no es fácil. Una vez reconocida la causa, hay que elegir, entre tomar acciones, o seguir debatiéndose en la incertidumbre. Ese conocimiento, nos llevará a la toma de decisiones y quizás el sólo hecho de tener que actuar, nos provoque angustia ante los cambios que las conductas que adoptemos puedan originar en nuestro ambiente, nuestra familia etc. Aquí es donde podemos preferir no “darnos cuenta” de lo que está pasando, para no tener que vernos impulsados a la acción, para no solicitar ayuda profesional, o simplemente para no volver después de la primera visita.

Después de todo, no es tan fácil cumplir la aparentemente simple máxima de “conócete a ti mismo”. El ser humano es todo menos simple y ahondar en su psique es verdaderamente complejo, a veces imposible.